REHABILITACIÓN EN LA TERCERA EDAD

Nuestros mayores están expuestos a un proceso degenerativo inevitable por el propio paso del tiempo. Esta incapacidad puede agravarse por factores como traumatismos, caídas, fracturas, ictus…que obligan a un período de inmovilización con nefastas consecuencias. En nuestro centro realizamos el trabajo necesario para devolver movilidad, fuerza y estabilidad, con el fin de que esa persona vuelva a una situación en la que pueda realizar sus actividades de la vida diaria con la mayor independencia posible. Adaptamos la frecuencia del tratamiento a cada persona y situación.